14.12.09

Siembras


Los ríos profundos

inundaron las pieles

sembraron dolores

y cosecharon

revoluciones.

2 comentarios:

Paolo Dimitry. dijo...

Leer esto me recuerda algún Haiku. Simple, comedido, pero a la vez profundo.En esa lógica siempre me es complicado hacer un comentario, que no sea algo como. Preferiría no comentarlo para no echarlo a perder.

¿Las revoluciones nacen de lo profundo y del dolor?. Nos inundan por dentro, desde lo ignoto. O son palpables en la crueldad y en lo inabarcable del mundo. Qué se yo, prefiero no seguir para no ensuciar tu poeam con palabras alambicadas.
Suerte Amiga.

... dijo...

Hace tiempo atras que no te escribia, me siento ingrato al no hacerlo porque sin aparecer nos hundiriamos en el profundo olvido. Leer siempre tus palabras, desde este Valparaiso, se imaginan actos, siempre seguidos y rutinarios, que inundan la praxis poetica de los deambulantes porteños; ellos, quienes alimentan nuestra cotidiana desolacion nos hacen caer en el profundo dolor del olvido, la angustia del aquel hombre que retorna a su ciudad sin ser reconocido y siempre marginado al clandestino mundo de la desesperacion entre las cuatro paredes de su cuarto.

En fin, muchos saludos, siempre tratando de reavivar nuestros recuerdos.