15.5.13

Tumultito



Reside misterioso.

Lateral derecho, observa a lo carrilero
 el espectáculo.

Desde las entrañas,
inadvertido,
divierte al operativo de guerra.
Detectado,
se proyecta su mal.

Los guardias deben operar
extirparlo, extraerlo,
eliminarlo
de su rinconcito.

Cada vez más advertido,
se manifiesta pujante,
como queriendo decir algo.

Tal vez cuánto tiempo
me acompañó
(quizás qué secretos sabe).

Hoy dormiremos juntos por última vez.

Quién sabe si sus amigos harán fiesta,
esperemos que no.

1 comentario:

Cristóbal Pérez Ruz dijo...

Desde otro universo, en el rinconcito mas oculto el chiquito se deja caer en los rios donde la sangre siempre paso. Apurado por las zondas sale a patadas. Triste y sin lugar se dejaestar en la nada, se deja morir y trascender quedando en recuerdos silenciados, en dilemas perdidos, en estructuras olvidadas. Ya sin cuerpo y mente, camina por los oscuros senderos susurrando con los ojos sonrientes «tu ojitos seme van...semevan como sangre que entre los dedos»