30.6.07

FOMES PARA FOMES

Piernas coeficiente 2..
Ya no se puede observar en la sala otra cosa que un papel colapsado de números que superan la centena. esa joda de prueba que te origina el Sentiemiento de Responsabilidad Escolar (SRE), ese que aflora post-00:00 a.m y te mantiene con sensuales ojeras que causan exitación en tus compañeros.
El día de la prueba todos mienten observando cuadernos re-re-re-leídos e incomprendidos..
es el temido y enemigo...ESTRES ESCOLAR.
Para explicar este fenómeno tan peculiar en los jóvenes-lolos-del-love chilensis daremos datos .. de esos datos fomes que debe memorizarte en la salita de enseñanza...
1. un escolar dedica 5 (o 6) días de una semana= 24 días al mes.. = 24x12.....288 días al año (de 365) dedicados APRENDER solo lo que nos sirve para la PSU Y LA UNIVERSIDAD.
2.- pasamos 8 horas diarias sentados en el pupitre ... en la famosa (j)aula
3.- estamos obligados a responder con gran devoción las tareas, trabajos, pruebas, discertaciones, esculturas, minikies, sonrisas e hipocrecías que nos piden en el colegio--
(me da lata seguir enumerando..)

el punto es que el estres escolar es terrible..dura 4 días aproxiamdamente en donde el cuerpo responde de forma fatal... los rasgos de ánimo se aminorizan y nuestro humor se pone fatal... es definitivamente horrible..ademas si nos vamos al plano sexista, en el caso de UNA escolar estresada..le agregamos la regla y los síntomas de eso...+ algun resfriado del invierno+problemas de ser humano...
y solo nos queda 1 día para pensar en ellos (fomingo..)
en fin. es bien decadente caer en lo que estoy haciendo.

quizás esta mierda de escrito que llevo es paraaa nada..
y da lata y ah ahahah

la coisa es que en esta etapa de colapso escolar..no se puede mirar piernas coe2...

y terminó! ya po miron(A)..deja de leer!
ahh no puedes cierto?
las letras de este blog-fatal te matan!?
entoncesss
ahh
ya


FIN

6 comentarios:

Anónimo dijo...

La psicología educativa es determinante, ya que si usted quiere alumnos motivados, prestando la mayor atención, la mayor capacidad intelectual es no hacer de las 8 am la hora de inicio para el estudiantado. Te preguntarás ¿Por qué? Simple. Es muy temprano, el alumno no descansa las horas necesarias, acaso usted cree que me levanto a las 8 y de un chasquido de dedos aparezco en el colegio o Universidad... noo señoras y señores planificadores educacionales. No. Según la distancia promediada, minimo despertamos a las 6.45 ¿Descanso usted? Obvio que no.
Muchos días, pocos de entretenimiento. Estres si, legalización de la marihuana un punto donde comenzar.

Nena ¿vendrás en invierno a viña?

TaTo.
palabritas de honor....

Anónimo dijo...

esa es la vida del hemisferio sureno ke ahora si valoroo porke por estos lados del mundo las neuronas no trabajan mas ke para....nono trabajan....aunke el desestres e sbonitoo y tener ke llegar a tu casa a las dos para dsifrutar d eun lindo dia en la playaa...neeee ahi ke buscar el ekilibriooo!! total en esta vida s epuee todoo....
toy robandome lso derechos de autorr nina ....de hai veras a lo ke me refiero aver si me pescan eso si
...NaTy....

Anónimo dijo...

pensaste ke tu vida era fome?
aqui tienes mi rutina mañanera que eskribi de puro ocioso
espero te guste
La mañana de invierno rutinaria.

Comienza con la melodía aguda y estruendosa que me hace despertar con desgano de madrugada de invierno. La brisa que se cola entre las grietas de la ventana me choca en la cara dándome el pase para levantarme de mi lecho hacia el nuevo día que quizás nefasto por la rutina me haga volver al principio. Por fin logro levantarme prorrumpiendo sonidos roncos y guturales que se desvanecen con la displicencia mañanera. Camino con pasos lentos y pesados hacia el baño, miro mi destruido rostro en el espejo del baño y titubeo mirando la llave que me obliga a salpicarme con agua congelada para sacar el peso de alguno que otro sueño que me meció anoche.
Me lleno las palmas abiertas, aun oscilando y me la tiro a la cara refregándome para lograr hasta la más mínima partícula que me haga volver a la cama rendido. Vuelvo a mirarme al espejo, esta ves con la cara entumida. Busco el sepillo mientras pienso “hoy no desayunare”. Reválso el sepillo con pasta de diente, la mojo, y me la llevo a mi boca aun calida, y empiezo a cepillar. Veo mi gesto inmutado y tambaleando el brazo suelto el sepillo para enjuagarlo y volverlo a dejar donde lo encontré. Me lleno la boca con agua y escupo los restos de pasta al lavamanos.
Salgo del baño, y me saco la ropa lentamente. Primero la polera que ocupe para dormir, dejando mi torso expuesto al frío que me penetra como cuchillos entre mis costillas. Luego va el buzo y los calzoncillos hasta quedar completamente desnudo mirando la cajonera. Saco unos calzoncillos limpios esta vez, unos pantalones, quizás los mismos que usé ayer. Luego una polera, veo las poleras vacilando y tomo primero una negra, la examino para ver si le pillo alguna mancha, luego me la calzo. El frío no se va. Tomo un chaleco y mi chaqueta.
Desconecto mi celular y me pongo los audífonos. Reviso en mis bolsillos y encuentro una cajetilla de cigarrillos. Quedan dos.
Salgo de mi pieza aun descalzo, subo las escaleras intentando dejar el silencio que ya había. Entro a la pieza de arriba, esta algo desordenada. Entre ropaje y andrajos encuentro un par de calcetines distintos. Bajo con ellos en las manos y busco mis zapatillas a la entrada. Me pongo con calma los calcetines y las zapatillas. Asomo el celular “Chucha, estoy tarde’’me digo viendo el reloj que marca las 8:10.
Apuro el paso saliendo de la casa, saco un cigarrillo y lo prendo temblando por el frío. A lo lejos veo pasar la micro, maldigo para mis adentros y sin darme cuenta por el volumen de la música en mis oídos suelto un refunfuño. Apresuro el paso llegando tarde al paradero vacío.
Viene la micro acercándose, frunzo el seño para ver cual es “505 peñalolen-cerro navia”
Corro para dirigirme a la puerta trasera, la cual se habré dejando bajar a un par de señoras con bolsos y cosas así. Me subo entre empujones y me siento en un escalón. Veo desde atrás el reflejo de la cara del conductor emputecido mirándome. Miro por la puerta el sórdido paisaje horrible. La micro para en uno que otro paradero en el que algún pasajero grita enardecido al conductor indiferente.
Se abren las puertas y bajo intentando hacer la del “heladero” pero sin resultado. Miro el semáforo y corro esquivando autos que me amenazan con bocinasos que ya ni importan. Veo el reloj “8:27”, y camino tranquilo esperanzado en la buena voluntad de quien se aloje en la puerta esta vez.

Anónimo dijo...

Debo confessar que el último texto me encantó. "Busco el sepillo mientras pienso “hoy no desayunare”." jajajajaja

un lola barial dijo...

ese texto ultimo lo escribió el adrian jajaj
y nose quien puso el último comentario
reportense porfavooossshh!

Anónimo dijo...

lola de barrio o mujers de la mala vida nocturna, oh te entiendo tan bien y te hecho de menos mujer libidinosa.
fran